Horno holandés de Lodge

84,50 € ( IVA incluído )

Añadir a la cesta

¡Solo nos quedan las últimas unidades en stock!

3 piezas en uno: olla, sartén y horno holandés. Curado y listo para su uso, realizado en hierro americano de alta calidad. Medidas: olla (26cm dia. x 7.5cm) y tapa (26cm dia. x 4cm). Un producto para toda la vida.

Más detalles

3 piezas en una: olla, sartén y horno holandés.

Con el horno holandés, las hogazas se cocinan con un ambiente húmedo ideal y obtenemos cortezas crujientes y finas, siempre perfectas. Es mágico. Simplemente, volcar la masa dentro y meter en el horno a 250º. También puede usarse para todo tipo de guisos al fuego, vitrocerámica, inducción y horno. Este horno holandés está curado y listo para su uso, realizado en hierro americano de alta calidad. Fundada en 1896, la casa Lodge es la única que sigue produciendo menaje de cocina en hierro, en Estados Unidos. Combina hierro puro de la mejor calidad con sistemas de moldeado DISA y se trabaja su curado con un spray electroestático. Medidas: Olla (26cm dia. x 7.5cm) y tapa (26cm dia. x 4cm). Un producto para toda la vida.

Te enviamos de regalo con tu pedido un agarrador de algodón a medida del mango.

Primer uso: viene curado y listo para usar, pero si se desea, calentar al fuego hasta que esté muy caliente y extender en la superficie interior una gotita de aceite, con un poco de papel de cocina. Así nos aseguraremos de que los alimentos no se peguen.

Para que no se peguen los alimentos, es importante no someter las baterías de hierro a cambios de temperatura bruscos ni lavar con jabón. Si cocinamos alimentos ácidos como tomate, una vez listo el plato, no dejarlo mucho tiempo dentro de la olla. Las baterías de hierro no son aptas para lavavajillas.

Lavado después de cocer pan: frotar con energía con agua y un estropajo de aluminio hasta que se desincruste toda la suciedad. Poner de nuevo al fuego y cuando esté muy caliente, extender con un poco de papel de cocina una gotita de aceite por toda la superficie interior. Dejar secar al aire. Guardar.

Lavado después de cocinar otros alimentos: frotar con energía con agua y un estropajo de aluminio hasta que se desincruste toda la suciedad. Llenar el recipiente de agua y ponerlo a hervir. Dejarlo unos minutos. Vaciar.  Poner de nuevo al fuego y cuando esté muy caliente, extender con un poco de papel de cocina una gotita de aceite por toda la superficie interior. Dejar secar al aire. Guardar.

Aunque pueda parecer lo contrario, el proceso de lavado es muy corto y sencillo una vez que uno se acostumbra. A cambio disfrutamos de una olla y una sartén para toda la vida, donde no se pegan los alimentos.

Ojo, no es antiadherente, pero la comida no debe pegarse. Si se pega, es que se ha destemplado. Si esto ocurre, calentar el recipiente con una capa fina de sal gorda. Cuando la sal empiece a chisporrotear, vaciar y guardar en un bote (para reutilizar de la misma forma) y extender por la superficie interior una gotita de aceite, con un papel de cocina.

Otros 13 productos que le pueden interesar: